El empobrecimiento general de nuestra sociedad

El capitalismo crea mucha riqueza. Pero el problema fundamental es que dicha riqueza no regresa a la sociedad que ayudó a crearla. Al contrario, esa riqueza se la llevan los dueños y ejecutivos de las grandes empresas. Eso es lo que explica la creciente brecha entre ricos y pobres. Este fenómeno, por lo demás, no se limita a Chile y se está dando en todo el mundo, sobre todo en Estados Unidos donde la cantidad de pobres ha aumentado al mismo tiempo que millonarios se convierten en billonarios.

Esto es el resultado inevitable de la “carrera hacia abajo” que forma parte de este sistema económico. Es por eso que el Estado tiene un rol importante que jugar en ponerle freno a esta carrera. Justo ahora que se discute el sueldo mínimo en Chile, es conveniente recordar esto. Si no fuera por el sueldo mínimo, habrían muchos empleadores haciendo lo posible por pagarle menos y menos a sus trabajadores. Pagarle menos a sus trabajadores les permite vendernos esos productos a precios más bajos. Y mientras compremos esos productos a precios bajos, sus ganancias están aseguradas.

La próxima vez que compremos un producto a precio “botado” hay que preguntarse, ¿qué han hecho para reducirle tanto el precio? A medida que sigamos exigiendo productos cada vez mas baratos, las empresas se verán obligadas a recortar gastos para traspasarnos las rebajas. El grave problema con esto es que todos nos empobrecemos. Por ejemplo, una vez que un sector de la sociedad se va obligada a aceptar recortes a sus sueldos y beneficios, la expectativa es que otros acepten las mismas condiciones. Si un grupo de trabajadores no tiene derecho a vacaciones pagadas, ¿porqué lo va a tener otro grupo? Si un grupo de trabajadores acepta un rebaja del 5% en su sueldo, ¿porqué le van a dar un aumento de sueldo a otro grupo de trabajadores? Se nos dice que si estamos en crisis, todos tenemos que transar y aceptar sacrificios. Esta es la “carrera hacia abajo”. Si yo transo, tú transas. Si tú transas, todo transamos. Entonces todos tenemos que ganar menos. Nadie tiene beneficios. Nadie tiene vacaciones. Todos nos empobrecemos.

Todos menos los grandes dueños y ejecutivos. Ellos siguen ganando y se siguen enriqueciendo. Y le brecha entre ricos y pobres sólo aumenta.

El link al diario “El Día” para los que prefieren leer la versión digital del artículo (segunda página) es:

http://papeldigital.eldia.la/index.php?option=com_flippingbook&book_id=1149&Itemid=1

Y aquí está el artículo:

            Una de las falencias del capitalismo que no se menciona con mucha frecuencia es el que dice relación con la “carrera hacia abajo”. Esta “carrera” tiene tres características importantes. Primero, agranda la brecha entre los más ricos y los más pobres. Segundo, aumenta el número de pobres y disminuye el número de ricos (la riqueza se concentra en menos manos). Tercero, esta “carrera” se ve exacerbada por otra característica que sí se menciona con frecuencia. Esta es la que dice relación con la capacidad de este sistema para aumentar la riqueza absoluta de la sociedad.

            La “carrera hacia abajo” consiste en lo siguiente: en el afán por competir por nuevos clientes, las empresas hacen lo posible por bajarle los precios a los productos que venden. Si un mismo teléfono me lo ofrecen un 15% mas barato en otro lado, lo más probable es que lo compre donde me cobren menos. Es por esto que los precios de los bienes de consumo tienden a la baja. Y esto, aparentemente, es beneficioso para la sociedad en su conjunto ya que nos da acceso a bienes que antes eran accesibles sólo para los más ricos (piensen computadores, autos y celulares).

            Pero este supuesto beneficio es una ilusión. Esto se debe a que, aunque siempre hay márgenes para bajar costos (eficiencias en la producción, distribución, etc), la mayor parte viene del recorte que se le hace a los sueldos y beneficios de los trabajadores. Es decir, el precio que pagamos por tener productos más baratos es el empobrecimiento general de la sociedad. La presión del mercado es hacia abajo—bajar las remuneraciones para bajar el precio de los bienes de consumo. Y aunque los precios bajan, si se vende mucho, las ganancias para los dueños aumentan. A nivel mundial, Walmart (que es dueño de Líder Chile) está a la vanguardia de esta carrera.

            Aunque es verdad que hay ciertos productos que aumentan de precio (piensen en la bencina) mientras los sueldos bajan, habiendo competencia la lógica del mercado dicta que los precios debieran bajar. Esta lógica es presentada como una virtud. Todo es una “ganga”, todo se “remata”, todo se vende a precio de “liquidación”, todo se paga en cómodas cuotas.

            Ya que la riqueza que se crea no se reparte entre los trabajadores, ¿quién se la lleva? Pues se lo llevan los dueños y gerentes de esas mismas empresas. Por eso los ricos se hacen más ricos y los pobres más pobres, aumentando así la brecha entre los que tienen mucho y los que no tienen nada.

            Pero la gente resiste esta “carrera hacia abajo”. En España, Grecia, en el mundo Árabe y ahora los estudiantes en Chile están todos diciendo lo mismo. Basta de lucrar a costa de la gente. Le exigen al Estado que garantice una mayor distribución de la riqueza y que le asegure a sus ciudadanos un acceso digno a la educación, salud y pensiones. En esta coyuntura histórica, un Estado fuerte y activista es el único que puede ponerle freno a esta “carrera hacia abajo”.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s