David Hume y el problema del “ser y deber”

Más abajo a continuación reproduzco mi artículo que apareció en el diario “El Día” el 28 de Abril, 2011. También encontrarán el link para los que prefieren leer la versión digital.

En esta oportunidad, hago un comentario acerca de la mentalidad conservadora. Me baso en una falacia que se hizo conocida gracias al filósofo Escosés David Hume (S. 18) y que se llama la falacia del “ser y deber”.

Esta falacia consiste en lo siguiente: Cuando a partir de una descripción de un hecho (algo que “es”), pasamos a una prescripción (así “debe” ser), entonces estamos cometiendo un error de razonamiento. Para entender cómo funciona este error de razonamiento, es mejor ver un ejemplo. Si alguien dice, por ejemplo, que el ser humano “es” por naturaleza agresivo, es probable que esa misma persona se va ver tentada a concluir que debemos ser agresivos o que tal vez es bueno ser agresivos (porque así piensan que “cumplimos” con nuestra naturaleza y muchos creen que siempre es bueno cumplir con nuestra “naturaleza”). Pero Hume dijo que es precisamente este paso el que no está justificado. Es decir, aunque fuera verdad que somos agresivos por naturtaleza (algo, en todo caso, muy debatible), esto no significa que tenemos un “deber de ser” agresivos. Claramente usamos nuestra razón para controlar nuestros impulsos y para decidir cómo nos conviene actuar en determinadas situaciones (esto está muy relacionada con otra falacia que se llama “falacia naturalista”).

Es indudable que sabemos y podemos controlar nuestros “impulsos agresivos” (aunque estos sean “naturales”). En resumen, entonces, sólo porque argumentemos que algo “es” de cierta forma, no estamos justificados en concluir que “deba” ser así. Muchas cosas pueden efectivamente “ser” de una forma pero nosotros las podemos cambiar, modificar y ajustar de tal manera que nunca estamos “obligados” a actuar según esa supuesta “naturaleza”.

A partir de esto, es posible (y de hecho yo diría que es recomendable) “desterritorializar” esta idea Humeana para aplicarla en nuevos territorios–en este caso territorios políticos y sociales (el concepto de “desterretorializar” le pertence al filósofo Francés, Gilles Deleuze) .

Entonces, aplicando este falacia a temas sociales, vemos que este error en razonamiento es grave ya que con frecuencia se cae en él para defender muchas conductas que son francamente indeseables. Por ejemplo se usa para defender la guerra, la violencia y el machismo (en mi artículo mas abajo hablo de esto).

En vista de esto, se nos debe hacer evidente que la mentalidad conservadora cae siempre en este error. Por eso son “conservadores” (buscan “conservar” lo que ya es). Lo que hacen es ofrecernos una detallada descripción de ciertos hechos sociales o económicos (y en esto son buenos ya que son rigurosos y detallistas). Pero luego a partir de esa descripción nos quieren hacer creer que las cosas “tienen” que seguir funcionando así ya que así son. Dicho de otro modo: el mundo es como es, y así debe seguir siendo. Es un argumento circular y por lo tanto, como Hume nos demostró, un pésimo argumento.

No es una coincidencia que a medida que envejecemos muchos nos ponemos más conservadores en temas sociales. Después de haber vivido una vida entera donde el mundo y sus costumbres han funcionado de una cierta manera determinada, es difícil no concluir que así “debe” funcionar el mundo (“es”, por lo tanto creemos que así “deber ser”). Los jóvenes, al contrario, tienen la intuición que el mundo no tiene porqué ser así como lo han encontrado. Ellos ven un mundo de posibilidades y se imaginan múltiples otras formas de organizar la sociedad. Lo que Hume nos muestra es que no debemos ser despectivos y acusar a los jóvenes de “utópicos” o “soñadores”. Aunque efectivamente ellos son soñadores, también son racionales. Saben que sólo porque el mundo “es” así, no tiene porqué “ser” así.

Por lo tanto, si seguimos este argumento de cerca, nos damos cuenta que los irracionales son los conservadores ya que son ellos los que cometen la falacia del “ser y deber” y no los que buscan cambiar la sociedad.

El link para la versión digital es (lean la segunda página):

http://papeldigital.eldia.la/index.php?option=com_flippingbook&book_id=1086&Itemid=1

A continuación, el artículo:

            El filósofo Escosés David Hume (s. XVIII) nos planteó el tema filosófico que se conoce como “el problema del ser y deber ser”. Este problema está íntimamente relacionado con otro problema conocido como la “falacia naturalista”. Ambos identifican un error de razonamiento que consiste en lo siguiente: Sólo porque algo “es”, no implica que “deba” ser. Dicho de otro modo; por mucho que algo sea como es, no es racional concluir que necesariamente debe ser así .

Cuando Hume planteó este problema, su principal preocupación era hacernos ver que afirmar verdades morales a partir de hechos empíricamente comprobables era un error de razonamiento que traía consigo graves consecuencias. Hay muchos casos que sirven para ilustrar como opera este error. Aquí van dos ejemplos: Primero, los defensores del machismo caen en este error cuando dicen que la mujer siempre ha cuidado a los hijos y por lo tanto hoy en día “tiene” que seguir haciéndolo. También se cae en este error cuando se defiende el comer carne. Se dice que el ser humano siempre ha comido carne y por lo tanto “es bueno” seguir comiendo carne. Aquí el error consiste en que, como Hume quiso demostrar, no se puede defender una idea o establecer una norma ética a partir de a una descripción de los hechos. Los ejemplos que acabamos de ver apuntan a lo mismo: ser no implica deber.

Es interesante ver lo que sucede cuando trasladamos esta falacia al ámbito social. Al hacer esto, nos damos cuenta que este es un error común en ciertas corrientes del pensamiento conservador. Es decir, ellos confunden “es” con “debe”. En el ámbito económico hacen lo siguiente: Primero, nos ofrecen una elaborada descripción de la realidad social–siempre con dudosos aires “cientificos”. Nos explican cómo funciona el mercado y los flujos de capital; cómo opera el intercambio internacional, las balanzas comerciales, las tasas de interes y otros indicadores económicos.

Luego, y aquí está el paso fatal, sostienen que dado que la sociedad funciona así como la han descrito, entonces lo “responsable” y lo “serio” es concluir que así “debe” funcionar. Cualquier otra alternativa, dicen, es irresponsable e irreal porque va en contra del orden establecido, en contra de la “realidad económica”. Debemos crecer mas. Debemos abrir los mercados. Debemos privatizar. En efecto, confunden “ser” con “deber”.

Por eso, a los que buscamos romper con el status quo y a los que imaginamos nuevos ordenamientos sociales y nuevas asociaciones humanas, nos acusan de utópicos y soñadores. Pero ser utópico o soñador no tiene nada intrínsecamente irracional. Los irracionales son los que cometen la falacia del “ser y deber ser” y nos quieren convencer que la única opción lógica es la de perpetuar el actual sistema.

Advertisements

9 thoughts on “David Hume y el problema del “ser y deber”

  1. En mi opinión Hume se refería a eso en un sentido más profundo, y estoy en desacuerdo, por ejemplo, si exponemos el ser como la cosa en sí y el deber ser como la cosa en sí también, entonces vemos claramente que la cosa en sí es, en sí, por sí y de sí, porque claramente la cosa en sí muestra una infinitud en su determinación; sería incoherente afirmar que porque su ser en sí es así no deba serlo, ya que supondría que el ser en sí tendría otra forma o sería otra cosa a su naturaleza misma. Lo digo en estos términos porque es claro que Hume estuvo sumamente implicado en la filosofía metafísica y sería un error no poner una prueba ontológica si estamos hablando del ser. Por otra parte la moralidad es únicamente definida por la lex natura, y en ese aspecto es completamente cierto que puede ser definido por hechos empíricos, por ejemplo, según la lex natura, tenemos el instinto de la supervivencia y podría ser definido como la principal ley de la naturaleza, lo que empíricamente hablando puede ser determinado como verdad concreta; espabilo, cavilo y creo que a lo que te querías referir era a hechos históricos más que a hechos morales, que filosoficamente puede tomarse asertórico, porque se puede llegar a contradicciones culturales. Te sugiero que no trates de proponer cosas como “ser” o “deber” a situaciones empíricas saltándote su significado in abstracto y los tintes anarquistas del final simplemente están fuera de lugar.

    • Hola,

      Hay muchos puntos en tu comentario y todos y cada uno de ellos merecen atención especial pero en esta sección de mi blog prefiero dejar los debates para ustedes, los lectores. Sin embargo, me permito algunas observaciones de carácter bien general.

      Primero, es complicado atribuirle a Hume intereses metafísicos. De hecho Hume era anti-metafísico, el ‘primer’ positivista según algunos (a no ser que queramos calificar a toda la filosofía de ‘metafisica’, incluyendo a los positivistas). Para Hume hablar de la ‘cosa-en-sí’ era un sin-sentido.

      Segundo, estoy de acuerdo que Hume, como el empirista que era, tenía temas ‘mas profundos’ en mente cuando habló de la falacia del “ser y deber”. Principalmente, sus motivaciones eran ético/morales. Por eso Hume era un ‘emotivista’ moral. El proyecto de Hume era hacernos ver que tanto en temas morales como en temas ‘naturales’, no tenemos justificación racional para establecer que las cosas “son” así como las vemos. Sólo porque el sol amaneció hoy (y lleva millones de años amaneciendo) no tenemos razón para creer que va amanecer mañana. Recuerda que el empirismo de Hume puso en jaque la idea misma de ‘causa y efecto’ y por extensión todo el proyecto científico. Fue esto lo que motivó a Kant a escribir su “Crítica a la Razón Pura”.

      Ultimo punto: el poder de la filosofía reside en la capacidad que tiene para expandir nuestros horizontes, llevarnos hacia nuevos lugares. Por lo tanto, mas que ser ‘fiel’ a la interpretación de ciertos conceptos filosóficos, lo interesante y novedoso es aplicar esos conceptos en áreas nuevas. En efecto, el poder de la filosofía consiste en usar los conceptos de los filosofos como ‘herramientas’ que uno aplica a situaciones nuevas—en este caso he aplicado la falacia del “ser y deber” a temas socio/económicos. Allí uno verá si funciona o no. O si hace un aporte y te hace ver un problema desde un ángulo distinto. Yo te sugiero a ti que lo importante es atreverse. Sólo así avanza el pensar.

  2. Hola Ignacio, estuve esperando para ver si había otra persona dispuesta a dar otro punto de vista en tu entrada, pero creo que no existe mucha gente interesada en la filosofía después de todo, muchas gracias por la respuesta que me diste. Estoy enterado de que Hume es considerado el primer positivista, aunque lo considero metafísico, porque sus aspiraciones empíricas no tenían nada de científico, aunque si, demasiado de racional, personalmente veo al positivismo más como la filosofía orientada a las ciencias que a la razón.
    Me parece interesante que me sugieras atreverme a contemplar horizontes nuevos y significativos, lo que me parece algo necesario para el progreso y me parece bien porque tengo alma de progresista, yo lo que quería mencionar era que los conceptos del “ser” y “el deber ser” deben ir orientados de la manera ontológico para después pasar a temas socio/económicos como mencionaste; tus ejemplos van orientados a aspectos que tienden al futuro, y yo creo que para acentuar tu tesis debiste mencionar ejemplos en tiempo pasado y presente, por ejemplo, se dice que una cosa es, porque lo que lo precede debió ser de determinada forma; entonces se puede hacer notar que lo que es y lo que debió ser se unen en el presente, lo que es una verdad completamente empírica, también Ortega y Gasset mencionaba esto en una de sus citas más memorables “Yo soy yo y mis circunstancias”, me parece interesante la forma en que abordas los conceptos aunque sigo inconforme con el anarquismo contra el sistema del último párrafo, yo tengo una teoría sistémica completamente diferente, voy a seguir leyendo tus entradas y te sugiero que leas las mías, hay uno que habla del pensamiento y de la manera de avanzar con el pensar.

    • Hola,

      Es complejo y profundo, Hume. Como todo filósofo, las interpretaciones que se hacen de su trabajo son múltiples. Por ejemplo, aunque Hume puso en jaque la empresa científica, también es cierto que el proyecto de Hume era (en cierta medida) ‘cientifico’ porque era anti-metafísico. Es decir, Hume nos dijo que la metafísica era un proyecto fracasado justamente porque nos llevaba hacia áreas que iban mas allá de lo inmediato, de lo que tenemos frente a nosotros, de lo que podemos conocer a traves de nuestros sentidos (en este sentido, entonces, se puede argumentar que Hume quise rescatar a la metafísica y acercarla a la ciencia).

      Es por eso, también, que se suele decir que Hume fue el primer positivista; porque quiso ‘subordinar’ la razón al empirismo. Es decir, la verdadera fuente del conocimiento se encuentra en los sentidos, no en la razón. Dado esto, es difícil calificar a Hume de racionalista. Al igual que los positivistas que lo siguieron, la percepción sensorial es la fuente del conocimiento. Por eso, por ejemplo, hablar de la “cosa-en-sí” no tiene sentido para Hume. Eso es metafísica pura. ¿A qué te refieres con la “cosa-en-sí”? ¿Es algo a lo que mis sentidos tienen acceso? Si no, entonces no tiene sentido que hablemos de ello, diría Hume.

      Esto nos lleva a tus ultimas observaciones acerca del “ser y deber ser”. Tú claramente tienes un inquietud ontológica–y eso está muy bien ya que es un tema de relevancia filosofica. Pero cuando yo hablé de esta falacia en mi artículo, la inquietud era otra. Recuerda que cuando Hume habló de esta falacia, el tenía temas ético/morales en mente–no temas ontológicos. Es decir, Hume quiso saber cómo justificamos el paso de una observación (lo que es una descripción de algo) a una prescripción (lo que es una obligación a actuar de una manera). Ese paso entre lo que “es” y lo que “debe” es lo delicado. Entonces en temas morales, para Hume estaba muy bien afirmar que algo “era”, ya que esto lo observamos facilmente con nuestros sentidos. Pero a partir de esa observación, es dudoso concluír que tenemos una obligación moral con ese hecho. Un ejemplo: sólo porque vemos que las personas “siempre” buscan el placer (“es” lo que buscamos y queremos), no está claro que tenemos la ‘obligación’ de buscar el placer. Claramente hay situaciones en que no optamos por el placer. Esta es la inquietud que motivó a Hume. Y es, también, la inquiteud que me motivó a mí a aplicar esta falacia a temas económicos. Sólo porque las personas buscan el lucro, no está claro que como seres humanos ‘tengamos’ que buscar el lucro.

      El anarquismo contra el sistema que tu lees en mi ultimo párrafo no es tal. Es mas bien un llamado a tener claro que sólo porque nacimos, crecimos y vivimos en una sociedad que funciona de una cierta manera y con ciertos valores (la sociedad “es” así), no tenemos porqué concluir que las sociedades humanas tienen que funcionar así (“deben” ser así). A veces nos olvidamos de eso.

      De todas maneras leeré tus artículos. Gracias por la invitación.

  3. Deberían de saber que este tipo de artículos y comentarios para una principiante son grandiosos! atte: principiante 😀 Gracias por su (para mí) gran aportación.

  4. Quisiera preguntar:
    1.-¿qué diferencia existe entre el Materialismo Filosófico de Gustavo Bueno y el Empirismo?
    2.- ¿En qué consiste la Fenomenología de Husserl?
    3.- ¿Qué diferencia existe entre Ontológico y Óntico?

    Muchas gracias

    • Estimado Alfredo,

      Gracias por leer y comentar. Personalmente no estoy muy familiarizado con el trabajo de Bueno, pero lo podemos conversar. Para las otras otras dos preguntas es posible ofrecer respuestas relativamente cortas, pero si te interesa, te pido que mejor me escribas a mi correo e intercambiamos correspondencia. Me ubicas en:
      clase.filosofia @ outlook.com

      Saludos,

  5. Pingback: [En breve] ¿Qué es el Currículum? |

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s